Buscar

Cuanto más mejor




De chiquita la lasaña que yo conocía era la clásica de jamón y queso con salsa de boloñesa. La comía, pero nunca me gustó mucho, pensaba que era demasiado aburrida.


Así que cuando empecé a cocinar pensé "voy a crear mi propia versión de la lasaña".


Lo que pasa es que justo el día que la iba a preparar no tenía mucho en mi heladera. Es decir, tenía muchas cosas, pero un poco de cada. Yo suelo hacer eso, comprar poco de cada cosa y después no tener cantidad suficiente para preparar algo.


Volviendo. . .


Tenía un tomate, un atado de espinaca, algo de queso para rallar, un poco de crema, mitad de una bandeja de hongos y el fin de una botella de aceite de oliva. Abrí el armario y tenía tomillo seco, pimienta negra y sal.


Listo, la hice y les juro que mi nueva versión de lasaña ha sido un éxito. Además me dijeron "que bueno que pusiste mucha verdura, cuánto más verdura más nutrientes, y así es mejor".


Quedé chocha :)


© 2020  FABI LIMA  |  Todos los derechos reservados

Salud y Alimentación

  • Negro del icono de YouTube

seguí mi hashtag en instagram #yoviajoycomo