Frutillas en Münster



Como ya sabes, nací en Brasil, en una zona tropical, donde las frutas son papaya, maracuyá, ananá, banana, y algunas otras.


De chiquita las únicas frutillas que probé eran muy ácidas y algo sin gusto. No sabía de donde venían, pero sabía que venían de lejos.


Así que crecí creyendo "a mi no me gusta la frutilla".


Corta y salta para 2013, cuando me mudo "por primera" vez a Münster, noroeste de Alemania. Otro día cuento porque digo por "primera vez".


Llegamos fines de julio, verano pleno. Un calor tremendo. Hacía casi 25 °C . . . jaja . . . que verano es este? Pensé yo. Más parecido a primavera. Y el sol que no nos deja dormir. Sale a las 3h de la mañana y se duerme a las 23h de la noche!


Pero bue . . . el día siguiente era sábado, fuimos a la feria para comprar frutas y verduras. Me causó curiosidad que la fruta que más había era la frutilla. No quería comprarla pero no me quedó otra. Volvimos a casa cargados de frutillas.


En casa estaba preparada para hacer frutillas a la crema (y la crema con mucho azúcar) cuando mi marido me dice "probá y vas a ver que están dulces". Lo miré muy desconfiada y di una mordidita bien pequenita esperando el sabor ácido quemar mi garganta (como lo había hecho en mi infancia).


Para mi agradable sorpresa la frutilla era realmente dulce. No lo podía creer. Mi cerebro no era capaz de procesar esta nueva información. Quedé como una tonta repitiendo mil veces "es dulce, no lo puedo creer".


Obvio que en ese momento yo todavía no conocía a las frutillas de Corrientes, que son más rojas y dulces aún. Como si fuera posible . . . jaja. . . para mí no lo era.


Mañana entonces vamos a preparar una mermelada de frutillas. Hecha con tres ingredientes y un poco de paciencia. Perfecta para desayunos, meriendas y tartas de ruibarbo, como veremos más adelante.


  • Negro del icono de YouTube

seguí mi hashtag en instagram #yoviajoycomo

© 2019  FABI LIMA  |  Todos los derechos reservados